2222
30 Aprile 2001

Silvio Berlusconi desvió miles de millones desde Tele 5 a empresas de su propiedad

LOS NEGOCIOS DE BERLUSCONI / LAS PRUEBAS
Autore: RAMON TIJERAS / JUAN LUIS GALIACHO
Fonte: El Mundo

LOS PAGOS DE TELE 5. La cadena de televisión Tele 5, cuando estaba gestionada hace años por personas distintas a sus actuales responsables, pagó cantidades millonarias a empresas situadas en otros países que estaban controladas por Silvio Berlusconi cuando éste también tenía un importante poder en Tele 5. El magnate italiano siempre lo ha negado ante el juez Garzón, pero la documentación que obra en poder de EL MUNDO demuestra que esas sociedades pertenecen a su grupo. Uno de los contratos que firmó esta cadena privada de televisión, por el que cual se comprometía a comprar a otra empresa de Berlusconi toda su producción cinematográfica americana y el 50% del resto, provocó una caída en picado de las cuentas de Tele 5 mientras que aumentaban espectacularmente las del Grupo Berlusconi.
 
MADRID.- Los documentos que se hallan en poder de EL MUNDO certifican que Tele 5 pagó cantidades millonarias a una red de empresas radicadas en países con convenios fiscales especiales y controladas por el Grupo Fininvest, de Silvio Berlusconi, en contra de lo que el magnate italiano ha declarado una y otra vez en la Audiencia Nacional.
 
Esta red de empresas, según un auto del juez Baltasar Garzón, está compuesta por «una red financiera internacional, fiscalmente opaca, radicada en diferentes países considerados legalmente paraísos fiscales», entre las que se encuentran las sociedades Rinoba y Reteeuropa, con sede en Holanda, y Arner y Magyar, estas últimas domiciliadas en Hungría samsung computer.
 
Los documentos en poder de EL MUNDO confirman que las empresas mencionadas pertenecen al grupo Berlusconi y que Tele 5 compró a esas
empresas derechos deportivos y cinematográficos por un importe de al menos 21.000 millones de pesetas, desviando al Grupo Berlusconi gran parte de la deuda que contrajo la cadena hasta 1995, estimada en 58.000 millones de pesetas, según un documento interno de Tele 5 al que ha tenido acceso EL MUNDO.
 
Lo más importante desde el punto de vista procesal es que los documentos demuestran la vinculación de esas empresas al grupo Berlusconi, ya que desde hace meses la Fiscalía Anticorrupción y el juez Garzón esperan una respuesta a una comisión rogatoria enviada a Suiza, que a estas alturas aún no ha llegado, que les confirme que efectivamente estas sociedades pertenecen al Grupo Berlusconi.
 
CINE AMERICANO
Entre los documentos en poder de EL MUNDO se encuentra el contrato por el cual Tele 5 se obliga a comprar a Redespaña, una empresa del grupo Berlusconi, la totalidad de la producción cinematográfica americana y el 50% del resto de la producción que pudiera adquirir la cadena.
 
En virtud de ese contrato, la empresa de Berlusconi podía establecer libremente el precio y la composición de los paquetes que Tele 5 debía comprar.
 
El contrato establece que el contenido del mismo «también podrá ser estipulado por otras sociedades de propiedad, participadas o vinculadas de algún modo al Grupo Fininvest, manteniéndose, en todo caso, la garantía de Redespaña respecto de las obligaciones derivadas del mismo» Free Magic Heaven Advisory.
De hecho, los derechos del contrato suscrito en primer lugar con Redespaña pasaron luego a Reteeuropa BV y después a Rinoba, sociedades con sede en Holanda cuya vinculación al Grupo Berlusconi el magnate italiano ha negado una y otra vez.
 
Este contrato provocó que las cuentas de Tele 5 cayeran en picado mientras los beneficios del Grupo Berlusconi crecían de forma espectacular, dándose la paradoja de que gran parte de la deuda que llegó a comprometer la estabilidad económica de la cadena estaba originada por contratos suscritos con el dueño de la misma, es decir, Berlusconi, cuyas empresas, además, modificaron a su antojo los estados contables de las diferentes empresas que controlaba, incluidos los de Tele 5.
 
Varios de los documentos que se hallan en poder de EL MUNDO establecen de forma fehaciente la relación que existe entre las empresas Rinoba, Arner y Magyar con el Grupo Fininvest de Berlusconi. Se trata de distintos faxes enviados desde Lugano (Suiza) con documentos relativos a esas empresas, pero con el encabezamiento de Fininvest Service SA, que es la sociedad del Grupo Berlusconi desde la que se remitieron los faxes.
 
En concreto, por un fax enviado el 3 de abril de 1990 a las 12.37 horas, a las oficinas de Gestevisión Tele 5, en la Torre Picasso de Madrid, a la atención de Valerio Lazarov, con el membrete de Reteeuropa, se remite una carta fechada en Amsterdam el 29 de marzo de 1990 y firmada por la directiva de Reteeuropa BV Candia Camaggi, en la que advierte de que «los derechos dimanantes de la propiedad de los programas, objeto de los varios contratos de licencia de explotación de deportes firmado con Vds., han sido cedidos a la entidad de nacionalidad holandesa Rinoba Beheer BV» 저작권 없는 음악 다운로드.
 
PAGOS EN AMSTERDAM
«Todos los pagos previstos en el contrato suscrito con Vdes.», añade la carta, «deberán, por lo tanto, satisfacerse a: Rinoba Beheer BV.
Pearson, Heldring & Pierson, NV. Rokin, 55. 1012 KK AMSTERDAM. The Nederlands. N. de cuenta: 24.0639.456».
 
El membrete en la parte inferior de la carta indica que Reteeuropa BV, otra de las sociedades del Grupo Berlusconi, se encuentra en el edificio World Trade Center de la calle Strawinskylaan A 1215, 1077 XX de Amsterdam.
 
Otros faxes enviados dos años más tarde, entre el 28 de febrero y el 5 de octubre de 1992, desde las mismas oficinas de Fininvest Service SA, indican que la empresa Rinoba Beheer BV actúa ya como distribuidora de títulos cinematográficos como Russians are coming, Valentino y West Side Story.
 
Otra carta fechada en Amsterdam, el 19 de diciembre de 1991, muestra cómo Rinoba actúa en nombre de Reteitalia, otra de las empresas del Grupo Berlusconi, para establecer las condiciones en que Tele 5 debía devolver el material: «Según el contrato entre Rinoba Beheer BV y Gestevisión Tele 5, Tele 5 tiene que devolver tanto el material original facilitado por Reteitalia, como la versión castellana realizada por Vdes.».
 
SILENCIO DE LAZAROV
En relación con estos documentos, EL MUNDO ha recabado la opinión de Valerio Lazarov, sin que el ex director de Tele 5 haya querido explicar nada al respecto 게임 배경음악 다운로드.
 
A efectos fiscales, hay que precisar que estas empresas residentes en los Países Bajos están sometidas a un convenio especial de carácter fiscal hispano-holandés, tal y como certifica en otro documento de fecha 3 de mayo de 1990 el inspector de los Tributos de Diemen (Holanda), M. G. E. M. Tuyp.
 
Otros dos documentos en poder de EL MUNDO dan cuenta de las manipulaciones contables que pudieron llevar a cabo los directivos de Gestevisión Tele 5, en combinación con los responsables del grupo Berlusconi, procediendo a la condonación de deuda con las empresas Rinoba y Magyar por más de 53 y cinco millones de dólares, respectivamente.
 
En este sentido se expresa el entonces director económico financiero de Gestevisión Tele 5, José Luis Puche, a través de sendas cartas enviadas el 21 de noviembre de 1994 a las empresas Rinoba y Magyar. En ellas, Puche solicita que, de acuerdo con las conversaciones mantenidas en los tres meses anteriores, y debido a las dificultades financieras que atravesaba en esas fechas Tele 5, se condone parte de la deuda de la cadena con esas empresas.
 
VACIAR LA CAJA
Magyar Szellemi Tulajdont Kezelo KFT, una empresa con sede en Rákóczi ut. 42. 1072 de Budapest, Hungría, se sumaba así al conglomerado de sociedades utilizadas por el grupo Berlusconi para vaciar la caja de Tele 5, cuya situación provocó las investigaciones de la Fiscalía Anticorrupción y del Juzgado Central número 5 de la Audiencia Nacional 유유베 다운로드.
 
Otro de los faxes de Fininvest Service SA se recibió en las oficinas de Gestevisión Tele 5 el 29 de julio de 1993. En esta ocasión se refería a la empresa Arner KFT como otra de las distribuidoras del grupo Berlusconi. Esta empresa, con sede en V. Vaci, 7, de Budapest, en Hungría, vendió a Tele 5 derechos de programas por un importe de al menos 75 millones de dólares, a pagar en varios plazos: el 10% a la firma del contrato, el 40% tras la entrega del 75% del material, y el 50% restante, un año después de recibido dicho material.
 
BERLUSCONI LO NIEGA
Hasta la fecha, Berlusconi había negado ante el juez Garzón que Rinoba y Arner tuvieran nada que ver con él o su grupo de empresas. Y la cuestión no es baladí, ya que otros documentos internos de Tele 5 en poder de EL MUNDO certifican que la cadena de televisión destinó varios miles de millones de pesetas a la compra de derechos a través de esas dos sociedades interpuestas y de otras controladas por el grupo Berlusconi.
 
Uno de esos documentos internos, firmado de nuevo por el entonces director económico financiero de Gestevisión Tele 5, José Luis Puche Castillejo, indica que «según consta en la declaración de operaciones con terceros (mod Download Civilization Beyond Earth. 347 para residentes) y en la declaración de pagos al exterior (mod. 210 para no residentes)», entre 1991 y 1994 se pagaron más de 17.000 millones de pesetas a Rinoba y que, entre 1993 y 1994, más de 1.000 millones fueron a parar a la empresa Arner.
 
En concreto, Puche certifica que Rinoba cobró 17.785.896.974 pesetas distribuidos de la siguiente forma: 6.327.578.677 pesetas en 1991; 7.823.359.141 pesetas en 1992; 1.984.251.325 pesetas en 1993 y 1.650.707.831 pesetas en 1994. Y que Arner KFT recibió 722.995.238 pesetas en 1993 y 628.403.999 pesetas en 1994.
 
Ese mismo documento indica que Fininvest SPA recibió 249.440.000 pesetas en 1991 y otros 868.760.597 pesetas en 1992; que Publiespaña SPA cobró 60.465.554 pesetas en 1992 y otros 852.7785.679 pesetas en 1994; y que otras sociedades del grupo Berlusconi, como Redespaña SA, Reteitalia SPA, VideoTime España SA, VideoTime Italia SPA y Publintercom SA recibieron cantidades que completaban un total, junto a las anteriores, de 21.000 millones de pesetas.
 
EL MUNDO se ha puesto en contacto con José Luis Puche, en la actualidad alto cargo de Endesa, quien no ha querido añadir nada sobre los documentos citados.
 
Para los gestores españoles de la cadena de televisión el problema era grave porque, según consta en otro de sus informes internos, «Tele 5 no participa nunca en las negociaciones previas a las contrataciones con las distintas productoras, por lo que los precios ya nos vienen impuestos por el propio Grupo (Fininvest)» image on your smartphone.
 
Por regla general, cada contrato firmado entre Tele 5 y las empresas de Fininvest incluía un gran número de productos que no habían sido solicitados por Tele 5. «En la mayoría de las ocasiones», añade el informe, «solamente un 20, o como máximo un 25% de productos contenidos en los contratos del Grupo, han sido solicitados por la cadena, siendo el resto de títulos imposición del propio Grupo Fininvest».
 
Otra serie de documentos muestran cómo el Grupo Berlusconi era capaz de firmar contratos para el mismo programa con tres empresas diferentes. El contrato del programa Bravo Bravísimo llegó en 1993 a Tele 5 con la firma de la empresa húngara Arner y con el membrete del fax de Fininvest Service. En 1995, Gabriella Galetto, empleada habitual en la oficina de Fininvest en Lugano (Suiza), envió el contrato para el mismo programa firmado a nombre de otra empresa, Warner Investments KFT, mientras el mismo año llegaba un nuevo contrato a las oficinas de Tele 5, para el mismo programa, firmado por la empresa RTI, empresa cabecera del Grupo Fininvest pc 맞고 다운로드.
 
FIRMA DE CONTRATOS
La forma aleatoria en que se firmaban estos contratos queda reflejada en otros documentos en poder de EL MUNDO, relativos al contrato de Tele 5 para la retransmisión del Giro de Italia durante los años 1993 y 1994.
 
En esas fechas los contratos llegaron firmados por la empresa húngara Arner. Sin embargo, en 1995, el contrato fue enviado a Tele 5 por Mario Morelli, representante del Legal Department Arner KFT y con el encabezamiento de RTI Direzione Affari Legale, es decir, la matriz del Grupo Fininvest.
 
El precio de estos contratos fue establecido en 850.000 dólares si en la competición participaba el ciclista Miguel Indurain, y en 250.000 dólares menos si no participaba el campeón español. Pues bien, en 1995 Indurain no participó y el Grupo Fininvest impuso a Tele 5 la firma del contrato por los 850.000 dólares pactados en los años anteriores sin tener en cuenta la cláusula establecida.
 
DESPIDOS EN TELE 5
Esta serie de presuntas irregularidades fueron vaciando la caja de Tele 5, hasta el punto de que fue necesario despedir a numerosos empleados «por causas económicas y organizativas» 신상터는 녀석들 다운로드.
 
Una de las víctimas de la penuria económica aparente de Tele 5 fue su director de comunicación, Pedro Paniagua, quien fue despedido el 17 de marzo de 1995 sin que, a su juicio, existieran causas económicas que lo justificaran, «dado que el accionista principal de la cadena es Silvio Berlusconi y que la mayor parte de la deuda de la cadena ha sido contraída con empresas de su propiedad».
 
Paniagua recurrió su despido por improcedente y aportó al Tribunal Superior de Justicia de Madrid los documentos que prueban los vínculos existentes entre las empresas radicadas en países con convenios fiscales especiales y el Grupo Fininvest, materias que investigan la Fiscalía Anticorrupción y el juez Garzón.
 
El suplicatorio paralizado
MADRID.- El fiscal anticorrupción Carlos Castresana volvió a solicitar esta semana al Parlamento europeo, y a través del juez Garzón, un nuevo suplicatorio para que se investigue por qué el Gobierno español, después de siete meses, aún no ha respondido a la consulta que le realizó la presidenta del Parlamento europeo, Nicole Fontaine, para tramitar el suplicatorio contra Berlusconi y su socio y hombre de confianza Marcelo Dell’Utri, imputados por Garzón en un presunto fraude de 5.000 millones de pesetas cometidos por ex accionistas de la cadena Tele 5.
 
El escrito del fiscal pide que se investiguen «las causas por las que la consulta de la Presidencia del Parlamento europeo remitida en agosto de 2000 ha permanecido sin contestación ni tramitación aparente en órgano indeterminado de la Administración Central del Estado hasta marzo de 2001, por si dicho retardo obedeciera a la realización de conductas constitutivas del delito de denegación de auxilio».
 
El delito que quiere que se investigue el fiscal es el tipificado en el artículo 412.1 del Código Penal, que castiga al funcionario público que, requerido por autoridad competente, «no prestare el auxilio debido para la Administración de Justicia u otro servicio público», castigado con multa y suspensión de empleo de hasta dos años starcraft 무료 다운로드. La investigación instada por el fiscal pretende averiguar si algún funcionario de los ministerios de Asuntos Exteriores o Justicia ha paralizado el suplicatorio. No se han apreciado indicios, por tanto, de la implicación de algún miembro del Gobierno, ya que en caso contrario el fiscal hubiera pedido a Garzón que se dirigiera al Supremo y no a un Juzgado de Madrid.
 
PIE DE FOTO TITULADA
LAS NUEVAS PRUEBAS.
De izquierda a derecha y de arriba abajo: 1.-Fax enviado el 3 de abril de 1990 a Tele 5, a la atención de Valerio Lazarov, con el membrete de Reteeuropa y encabezamiento de Fininvest Service SA, en el que se comunica la cesión de derechos a la empresa holandesa Rinoba Beheer B.V. 2.-Fax de Fininvest Service, SA remitido a Tele 5 el 5 de octubre de 1992 en el que aparece la empresa Rinoba como distribuidora de derechos cinematográficos, y en concreto de la película West Side Story. 3.-Carta de la empresa Rinoba por la que se advierte a Tele 5 que no sólo debe devolver al grupo Berlusconi las películas, que haya emitido sino que debe hacerlo acompañadas de las correspondientes versiones en castellano. 4.-Fax de la empresa Reteuropa, del grupo Berlusconi, con la firma de Candia Camaggi, en la que se informa a Valerio Lazarov sobre la residencia fiscal suiza de la empresa Rinoba.